22/4/14

Seruat: Tarde de domingo na illa da Grande Jatte


Tarde de domingo na Grande Jatte, Georges Seurat, 1884.
Georges Pierre Seurat, 1884
Óleo sobre lenzo.207,6cm × 308 cm
Instituto de Arte de Chicago, Chicago, Estados Unidos

Ou como se diría en francés, Un dimanche après-midi à l'Ile de la Grande Jatte. Por fin puiden apreciar este lenzo en vivo… Está depositado en Chicago,  no seu Instituto de Arte. Onde, por certo, tirei as fotos que ilustran esta liñas. Nos museos norteamericanos permiten utilizar as cámaras sen flash. Hai algún tempo tiveron unha exposición para explicar a realización desta obra.

Como ben nos informa a Wikipedia, a illa da Grande Jatte atópase no río Sena, en París , entre A Défense e o suburbio de Neuilly, dividida polo Pont-de-Levallois. Aínda que por moitos anos foi un sitio industrial, nos últimos anos pasou a albergar xardíns públicos e un conxunto residencial. En 1884 era unha paisaxe bucólica afastada do centro da cidade.

Hoxe sabemos que Seurat estivo case dous anos traballando nesta obra, especialmente na paisaxe. Fixo moitos apuntamentos no propio xardín para logo pasalos ao lenzo. Tivo especial coidado no uso da cor, da luz e das formas.

Expúxoo por vez primeira na oitava exposición colectiva dosimpresionistas en 1886. Non toca hoxe falar da incidencia que tivo a presenza de Seruat e Signac nesta exposición e nas desavinzas que ocasionaron no grupo impresionista.

Xa sabedes que estes pintores puntillistas estudaran en profundidade a teoría óptica da cor polo que sabían que a unión de minúsculos puntos poden crea no ollo do espectador unha figura. Desde xeito, Seruat pretendía acadar unas cores máis brillantes e fortes que as obtidas coas tradicionais pinceladas. Pola tanto, a súa arte non é espontánea, coma nos impresionistas, se non que é profundamente intelectual e reflexivo. Tampouco pintaba ao aire libre xa que prefería o traballo no estudo.

Mais a pesar de tanto estudo… Sereut cometeu un erro ao empregar o novo pigmento “amarelo de zinc” xa que, co paso do tempo, foise escurecendo ata acadar tons marróns.

Aínda por riba, Seruat, rodeou o lenzo cunha trama de puntos limitada por un marco simple de madeira. De feito aínda hoxe é exhibido así no museo de Chicago.


Desde un punto de vista interpretativo, adoita dicirse desta obra que Seruat amosa a hipocrisía da sociedade parisina burguesa xa que nos fai unha representación social na que destacan as prostitutas (mulleres pescando á beira do Sena) ou o mono capuchino, tan de moda na sociedade burguesa do momento, que podería interpretarse como o símbolo da libertinaxe.

17/4/14

Tusquest sobre Mies van der Rohe

Lede como escribe Oscar Tusquets sobre Mies:

"Si tenemos en cuenta que una manisfestación significativa del egocentrismo absorvente del genio es su trato con la familia, y en especial con la esposa, los casos extremos de Richard Wagner o de Mahler son sobradamente ilustrativos; no son tan famosos, sin embargo, los de Wright o de Mies van der Rohe, quienes abandonaron a los suyos en los momentos más difíciles o se fugaron con las esposas millonarias de sus clientes. Claro, son menos conocidos porque los arquitectos tenemos menos glamour pero también porque la crítica e historiografía arquitectónica es más pudibunda y no le gusta divulgar escándalos propios de artes más frívolas. En el caso de Mies, hoy ya sabemos que su militancia izquierdista, su persecución por los nazis y su heroico exilio, son una leyenda. El arquitecto, que se sentía comprometido exclusivamente con su obra, intentó colaborar con el II Reich pero éste no estaba interesado en la arquitectura de vanguardia y Mies se vio sin encargos en Alemania. No sufrió persecución, se fue tranquilamente, como el dandi que siempre fue (llegó hasta el extremo de añadir el van para aristocratizar su nombre), a Estados Unidos porque creyó que las posibilidades económicas, tecnológicas y su ya afianzado prestigio en aquel país, harían construibles sus sueños, como así fue. Y se fue solo, abandonando a su familia en aquel país en peligro de ebullición porque, sin duda, ésta resultaba una rémora en su marcha hacia la gloria".


Oscar Tusquets Blanca. Más que discutible. Barcelona, Tusquets, 2002, pp. 145-146

14/4/14

Sagarda Familia de Gaudí: remates virtuais

Hai ganas de ver acabada a Sagrada Familia. Durante anos parecía que os traballos non avanzaban e que nunca poderiamos contemplar o edificio que ideou Antoni Gaudí terminado. Pero a cousa cambiou, o ritmo das obras é frenético e xa unha hai data no horizonte, a do ano 2026, centenario da morte de Gaudí, na que se dá por feito que xa non haberá guindastres nin operarios da construción pululando polo edificio. A data de hoxe xa está en pé o 65% do edificio, segundo os seus responsables.

En internet son moitos os traballos que se poden ver no que a Sagrada Familia móstrase en toda a súa magnitude. O último, é o creado polos responsables do edificio relixioso e subido á rede o 25 de setembro que recibiu en poucos días máis de dous millóns de visitas e segue crecendo.


En apenas un minuto e medio pódense ver como o edificio segue gañado altura coa construción do cimborrio e as torres centrais, como a de Jesús de 172 metros de altura, rodeada das catro dos Evangelistas, e a da Virxe. Tamén se ve completa a fachada da Gloria, a principal, máis grande e monumental.

Este mesmo vídeo oficial ten unha versión anterior, de outubro de 2012, menos realista pero máis didáctico, no que coa mesma música de fondo especifícase o nome das novas partes do edificio ao ritmo no que van crecendo.



Pero á marxe dos vídeos creados pola Sagrada Familia, existen outros non oficiais que esconden o mesmo afán de ver terminado o templo. En 2002, varios traballos asinados por Toni Meca mostran a ritmo da Toccata de Bach o edificio completo. Unha especie de viaxe virtual ao redor do templo que comezan na fachada da Gloria.



Noutro se pode ver un dos aspectos máis polémicos do edificio que queda por construír: a gran escalinata de acceso que se levará por diante parte da mazá de vivendas da rúa Mallorca.

Google ten a súa propia versión (6 minutos) desde o ano 2009 de como será o templo terminado. Sobre unha cidade plana sobresae o edificio tratado de forma moi esquemática e simplista. Esperábase máis do gran buscador da rede.






Texto de El País.

11/4/14

Visitamos Santiago de Compostela

O día mércores 2 de abril de 2014 fomos facer unha visita a Santiago, para estudar e coñecer varios dos monumentos e edificios máis relevantes. 

   Así, puidemos gozar da impactante escaleira helicoidal de Domingo de Andrade situada no Museo do Pobo Galego, do que non tivemos tempo de visitar moito máis, excepto algúns restos arqueolóxicos moi interesantes, coma rodas de muíño.

   Posteriormente, un paseo polo casco antigo de Santiago de camiño ao convento de San Francisco, hoxe reconvertido en parte nun Hotel Monumento. Alí, acompañados polo noso guía,o Provincial da Orde (que luxo) que viviu dende dentro a evolución do convento e do hotel, puidemos coñecer máis datos sobre a vida de frades e monxes no edificio (tanto agora coma antigamente), a función actual dos claustros (un deles xa pechado cun teito), e a estrutura de salas principais e comedores. Así, tamén visitamos o lado máis solidario do convento, cun espazo do que poden dispoñer persoas necesitadas de vivenda e comida. Tivemos o privilexio de subir até a biblioteca, onde un grande número de incunables está sendo clasificado. É salientable tamén a visita ao museo do que dispón o edificio, que conta con restos arqueolóxicos antigos e relacionados coa relixión cristiá, así coma varias maquetas explicativas de como puido ser a cidade de Xerusalén ou outros lugares en época de Cristo. Ademais disto puidemos ver a igrexa do convento, con estrutura de tres naves, tribuna, triforio e unha cúpula.

    Chegamos á catedral de Santiago, onde realizamos unha primeira visita nos seus exteriores, mentres explicamos aos nosos profes os detalles das distintas partes da catedral: a fachada do Obradoiro, Praterías, O Pórtico da Gloria, A Torre do Reloxo... e realizamos a entrada para contar a estrutura xeral da catedral por dentro. Así, tamén visitamos unha das capelas anexas. 

    Pola tarde retornamos á catedral, onde visitamos esta vez a tribuna, que serve na actualidade e temporalmente de almacén, e posteriormente os tellados, onde podemos ter unas magníficas vistas de Santiago e contemplar mellor algunhas partes da Catedral coma a Torre do Reloxo, onde xa puidemos distinguir claramente ao titán Cronos na parte baixa do reloxo, ou outros motivos ornamentais que non puideramos ver claramente antes. Aprendemos cousas coma as utilidades do tellado na época medieval, a existencia dunha casiña onde vivía o campaneiro, e puidemos ver de cerca a carraca, usada nos días de Semana Santa para expresar a aflición pola morte de Cristo. Dende alí enriba puidemos ver tamén o claustro da catedral, cunha antiga fonte no medio, e o convento de clausura que se atopa en fronte do edificio, ademais doutras construcións próximas interesantes. 


Ao final do día chegamos ao Convento de Santa Clara, onde tamén soubemos explicar o estudado en vivo, coma por exemplo o deseño de placas de Simón Rodríguez, con volumes xeométricos e ordenados. 

Texto de Paula Currás

7/4/14

A arte e a invención do pasado

Francisco Pradilla. La rendición de Granada. Óleo sobre lenzo,1882, 330 x 550 cm. Pazo do Senado, Madrid

“… Atesoramos todo un arsenal de instantáneas mentales, muy vívidas, de cuadros y estampas, una especie de pasado implantado en nuestra memoria, y que es en gran parte ficticio o distorsionado. Imaginamos a Isabel la Católica presidiendo la redición de Granada, aunque no estuvo presente. Visualizamos la rendición de Breda como la pintó Velázquez, como un intercambio caballeroso de llaves en un entorno erizado de lanzas (no hubo tal ceremonia ni había lanzas). 

Marcos Giráldez de Acosta. Xura de santa Gadea. Óleo sobre lenzo,1864. Pazo do Senado, Madrid

Rememoramos al Cid tomando juramento al rey en Santa Gadea de Burgos (tampoco ocurrió). 

Dióscoro Teófilo de la Puebla. Primer desembarco de Colón. Óleo sobre lenzo, 1862. Concello da Coruña, en depósito.

Siempre “recordamos” a Colón con la misma casaca, a Jaime I con el mismo casco ficticio que no existía en su tiempo. 

José de Madrazo y Agudo. A morte de Viriato, xefe dos lusitanos. Óleo sobre lenzo, 1807, 307 x 462 cm. Museo do Prado

Tenemos la vaga idea de que Viriato fue asesinado mientras dormía únicamente porque en el cuadro de Madrazo yace en el lecho, cuando ninguna fuente dice que fuese así (Madrazo en realidad reutilizó un cuadro a medio hacer sobre otro tema). 


Antonio Gisbert Pérez. Fusilamento de Torrijos na praia de santo André. Óleo sobre lenzo, 1888, Museo do Prado.

“Vemos” a Torrijos morir en la playa mirando de frente a sus ejecutores, a pesar de que murió con los ojos vendado; 


Estatuta de don Paio en Covadonga

a Don Pelayo enarbolando la Cruz de la Victoria, un símbolo que no existió hasta siglos más tarde”


(...)Carlos Reyero, que ha estudiado a fondo esta pintura, llama nuestra atención sobre esos personajes  que se repiten sistemáticamente en todos los cuadros. Está el escribano que toma nota de algo en un segundo plano, y que funciona como el equivalente del falso testigo ocular (...). Está, de manera recurrente, el fraile o sacerdote, incluso cuando al pintor le consta que no había ninguno, como en el que pintó Dióscoro de la Puebla en su “descubrimiento de América”...

 Miguel Anxo Murado. La invención del pasado. Verdad y ficción en la historia de España. Barcelona, Debate, 2013 (2ª edición), pp. 119-124

3/4/14

Monet en 3D

31/3/14

Manet: O almorzo na herba

26/3/14

Exposición IllustrActiva de Xosé Cobas

Estades todos e todas invitados:

Poderedes contemplar parte da obra de Xosé Cobas, así como diversos traballos do alumnado, exposición bibliográfica, vídeo, fotos...

24/3/14

Goya e as súas pinturas negras

22/3/14

17/3/14

Goya: "O tres de maio"

11/3/14

Velázquez e "A rendición de Breda"

Volvo hoxe a copiar un texto de Murado sobre a "Invención do pasado". Nesta ocasión sobre o famoso cadro de Velázquez.

Velázquez. A rendición de Breda. Ca. 1635, óleo sobre lenzo, 307 x 367 cm. Museo do Prado

“… Tomemos el cuadro de La rendición de Breda de Velázquez, también conocido como Las lanzas. Puesto que es contemporáneo de los hechos y el pintor tuvo acceso a testimonios directos, es fácil caer en la tentación de considerarlo una ilustración realista de lo que ocurrió. De hecho, se ha utilizado para estudiar la indumentaria y el armamento de los tercios de Flandes. En una película reciente (Alatriste, 2006) se hace una cita literal del lienzo, reconstruyéndolo cuidadosamente, en parte como guiño al espectador, pero también, de una manera ambigua, como una introducción de un elemento de “verdad” en el relato.

Sin embargo, en tiempos de Velázquez, esas lanzas que dan título al cuadro y que dominan la composición habían desaparecido de los campos de batalla hacía ya muchos años. A pesar de la conocida expresión popular de “poner una pica en Flandes”, las picas habían sido sustituidas tiempo atrás por arcabuces. Velázquez pintó lanzas únicamente porque esta era una arma de caballero, menos moderna y por tanto más noble. No es un cuadro documental sino, como tantas obras de apariencia realista en la historia del arte, una alegoría. Es la misma razón por la que aparecen lanzas también en otros cuadros contemporáneos, como El socorro de Breisch de Giuseppe Leonardo. Se trata de toda una advertencia para los que creen haber “confirmado” un dato al encontrarlo en más de un cuadro.

Pero La rendición de Breda aún nos guarda otra sorpresa más: como sucede con la rendición de Bailén, el hecho que narra no ocurrió No hubo entrega de la llave de la ciudad ni homenaje caballeroso a los derrotados, porque no hubo derrotados. Ni siquiera hubo batalla. En Breda se llegó a un acuerdo mutuamente favorable según el cual a las tropas holandesas se les dejaba el paso franco a cambio de abandonar la ciudad en manos de las fuerzas imperiales. Según los testimonios de los presentes, Spínola se limitó a contemplar  la salida de los defensores sin más ceremonias. Un general que estuvo allí, Carlos Coloma, describió con sorpresa el contraste entre las tropas holandesas, aseadas y bien vestidas, y la “miseria y desnudez” de las fuerzas imperiales, exactamente lo contrario de lo que refleja la tela velazqueña.

Sabemos que circularon críticas por la decisión de Spínola de no luchar y es muy posible que el cuadro de Velázquez, encargo directo de la Corte, no fuese más que un intento propagandístico de reescribir el episodio y convertir así en un acto de generosidad  lo que algunos empezaban a insinuar que rozaba la cobardía y la traición. Desde luego, Velázquez no debió considerarlo un trabajo importante porque se inspiró sin más en un grabado de Jacques Callot.

 NOTA: Na galería on-line do Museo do Prado hai información sobre a anterior ilustración. Tamén no mesmo lugar podedes ver a visión desta obra do propio museo. Igualmente na Wikipedia podes ler información contraditoria en relación co aquí exposto sobre as picas.

Miguel Anxo Murado. La invención del pasado. Verdad y ficción en la historia de España. Barcelona, Debate, 2013 (2ª edición).