5/1/09

Degas: Lección de danza

Esta semana o suplemento dominical XL Semanal, ofrécenos o seguinte comentario de "Lección de danza" de E. Degas

El más solitario de todos los impresionistas fascinó al mundo con sus bailarinas, como éstas de Le foyer de la danse…, que pueden verse en la Fundación Mapfre de Madrid hasta el 6 de enero.

1. La obra: un descanso durante la actuación
Las bailarinas profesionales se desplazaban hasta el estudio del pintor, donde las dibujaba en diferentes poses y actitudes. Esta obra, tan naturalista en apariencia, es, como otras de ballet de la década de 1870, fruto de la composición de dibujos que Degas repetía una y otra vez, cambiando las figuras continuamente. La escena muestra el foyer al que los abonados a un mínimo de tres funciones semanales tenían acc

2. El momento: una instantánea fotográfica
Aquí, Degas nos muestra un único momento del ensayo en La Ópera parisina. Una bailarina se dispone a realizar un ejercicio mientras que el maestro le da instrucciones y el violinista espera intervenir. Algunas bailarinas miran, otras se desentienden, las del fondo siguen con sus estiramientos… En ocasiones, Degas usa encuadres poco frecuentes y pinta figuras cortadas como si de una foto se tratase. Así, la puerta abierta nos muestra el detalle de otra bailarina, una pierna y parte de su falda.

3. La bailarina: objeto de estudio
Su escaso interés por el paisaje lo separaba de los impresionistas, aunque, curiosamente, observa sus modelos con una desinteresada objetividad, como si de un paisaje se tratara. No idealizaba a las bailarinas, las mostraba con piernas fuertes y musculosas. Le interesaba el movimiento del cuerpo en el espacio, quería dar al espectador una impresión de la realidad de la escena y reflejar el complejo mundo de la danza, los pasos del ballet, captando los movimientos en cualquier momento.

4. El perfeccionista: clásico y moderno
Degas demostró que las viejas reglas valían en un mundo moderno. Mantuvo conceptos clásicos del arte, como el dibujo, al tiempo que revolucionó otros. Su representación de la realidad fue hasta tal extremo que muchos de sus modelos aparecen en poses y actitudes poco favorecedoras, como la bailarina sentada al lado del maestro, evidentemente cansada. Es conocida su dificultad para dar por terminada una obra, las repinta y retoca con el afán de mostrar lo que realmente no se ve.

5. La composición: inusual y excéntrica
La barra de ejercicio roja, las columnas que dotan al espacio de una gran elegancia, el atril del violinista o el palo que el maestro golpea para dar el compás estructuran la composición de esta obra, que, sin embargo, resulta sorprendente: adopta una agrupación asimétrica dejando el área central, que tradicionalmente habría sido el foco de la pintura, vacío. A través de varios grupos en diferentes dependencias, confronta bruscamente lo cercano con lo lejano.

6. El juego de luz: reflejos sobre el cuerpo humano
Las dimensiones nobles del espacio le dan a la obra, llena de luz procedente de varios ventanales, un aire clásico. Las faldas de tul son un esquema de varios blancos, gasas y muselina sólo interrumpido por cintas de colores, marcando las cinturas de las bailarinas. A Degas, un gran maestro de interiores, no le interesaba el estudio de la luz natural que tanto cautivó a otros impresionistas. Según el propio artista, lo fascinante no era mostrar el origen de la luz, sino sus efectos.

Suzana Mihalic

7 comentarios:

Ana dijo...

Estuve en la exposición.Es fundamentalmente de la escultura de Dégas en bronce. De pintura lo más significativo es esta obra que tu presentas y "Final de arabesco". Las esculturas me gustaron muchísimo, estudios en bronce, en especial de sus dos temas principales: bailarinas y caballos en múltiples posiciones.
No lo conocía como escultor. Me gusta su pintura pero creo que su escultura tiene más fuerza.

Antonio Martínez dijo...

Non puden ver esta exposición (si a anterior de Rodin). Coñecía a escultura da bailarina(M. Orsay). Da súa pintura sempre me gustou os puntos de vista dos seus interiores e a forza dos seus pasteis.

Ola dijo...

A min a propia temática da danza sempre me chamou a atención pero o tratamento dos interiores e eses efectos da luz sobre os tules danlle ás bailarinas clásicas un toque á vez romántico e marabilloso. Un saúdo

Fet dijo...

Casi puede olerse.

Luis Gómez Casás dijo...

Sé de una estudiante de Hª del arte a la que, creo, le encanta esta obra :D

Antonio Martínez dijo...

Luis: creo que tamén a coñezo.

Sarinsky dijo...

Si...pues yo no se quién es jaja
La verdad es que Degas no está mal. (aunque prefiero a otros impresionistas)

Besitos!